martes, 13 de agosto de 2013

ORACION V



+En el nombre del Padre, del Hijo y del Espíritu Santo


. Para mi la vida es Cristo
Jesús mío: ayúdame a anunciar la Buena Nueva
donde quiera que vaya,
lléname con tu espíritu y tu vida.
Toma de mi posesión de tal manera,
que mi vida no sea en adelante
sino una irradiación de la tuya .

Quédate en mi corazón en una unión tan intima
que las personas que tengan contacto conmigo
puedan sentir en mi tu Presencia;
y que al mirarme olviden que yo existo,
y sólo piensen en Ti.

Quédate conmigo. Así podré ser luz para los otros.
Esa luz, Jesús, vendrá toda de Ti;
ni uno sólo de sus rayos será mío.
Te serviré solamente como instrumento
para que tu ilumines a los demás a través de mi.

Déjame  alabarte como más te agrade:
llevando mi lámpara
encendida para disipar las sombras
en el camino de otros  hermanos.

Déjame predicar tu nombre sin palabras…
predicar con mi ejemplo, con la atracción de mi vida,
con la influencia de mis obras,
con la fuerza evidente del amor
que mi corazón siente por Ti

John Henry Newnman

Mateo 14,13-21
13 Al enterarse de eso, Jesús se alejó en una barca a un lugar desierto para estar a solas. Apenas lo supo la gente, dejó las ciudades y lo siguió a pie. 14 Cuando desembarcó, Jesús vio una gran muchedumbre y, compadeciéndose de ella, curó a los enfermos.15 Al atardecer, los discípulos se acercaron y le dijeron: "Este es un lugar desierto y ya se hace tarde; despide a la multitud para que vaya a las ciudades a comprarse alimentos".
16 Pero Jesús les dijo: "No es necesario que se vayan, denles de comer ustedes mismos". 17 Ellos respondieron: "Aquí no tenemos más que cinco panes y dos pescados".18 "Tráiganmelos aquí", les dijo.19 Y después de ordenar a la multitud que se sentara sobre el pasto, tomó los cinco panes y los dos pescados, y levantando los ojos al cielo, pronunció la bendición, partió los panes, los dio a sus discípulos, y ellos los distribuyeron entre la multitud.20 Todos comieron hasta saciarse y con los pedazos que sobraron se llenaron doce canastas. 21 Los que comieron fueron unos cinco mil hombres, sin contar las mujeres y los niños.


ORACIÓN
   Señor, Tú eres mi Dios. Tú eres mi Señor, pero no te conozco. Tú me creaste y me redimiste. Tú me diste cuanto tengo, pero aún no te conozco. Fui creado para verte, y aún no pude alcanzar el fin para el que fui creado.
     Dame Señor  la luz que descubra mi nada y experimente  así el Todo de tu amor y con el servirte en mi hermano, de modo especial  el que vive en la mar lejos del hogar

Padre nuestro …
Gloria al Padre …
MarÍa Estrella de los mares,   ruega por nosotros



No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada