martes, 6 de agosto de 2013

ORACION IV



+En el nombre del Padre, del Hijo y del Espíritu Santo



Bienaventuranzas de la mar
Patxi Otamendi Capellán de SM Bilbao (fallecido)

     Dichoso todo marino bueno…
Sea quien sea , venga de donde venga,
del color de piel país  y lengua que sea.
    Dichoso todo marino bueno…
Que por el pan y la familia lucha y navega
repartiendo jirones de vida,y dolores entre olas.
     Dichoso todo marino bueno…
Que es amable, servicial, sincero,
que ve un hermano en cada compañero.
     Dichoso todo marino bueno…
Que con el corazón grande y abierto
llora con el que llora  y se alegra con el contento.
     Dichoso todo marino bueno…
Sea quien sea, crea en lo que crea
sea musulmán, cristiano o ateo.
     Dichoso todo marino bueno…
Sea quien sea , crea en lo que crea,
sea budista , hinduista o hebreo
    Dichoso todo marino bueno…
Que entre los compañeros cambia
en alegrías las penas, y pone paz donde hay guerra
    Dichoso todo marino bueno…
Que en el más pequeño y pobre
pone su atención,  y su mano ofrece al extranjero
    Dichoso todo marino bueno…
Que sin templos ni mezquitas, sin pagodas  ni sinagogas
en la vida de la mar y en los puertos se comportan como hermanos
  ¿Por qué?
Porque el Reino de Dios anda cerca
Patxi Otamendi
Capellán del Puerto de Bilbao


Texto del EVANGELIO (Mt 4,12-23): Cuando oyó que Juan había sido entregado, se retiró a Galilea. Y dejando Nazaret, vino a residir en Cafarnaúm junto al mar, en el término de Zabulón y Neftalí; para que se cumpliera el oráculo del profeta Isaías: «¡Tierra de Zabulón, tierra de Neftalí, camino del mar, allende el Jordán, Galilea de los gentiles! El pueblo que habitaba en tinieblas ha visto una gran luz; a los que habitaban en paraje de sombras de muerte una luz les ha amanecido». Desde entonces comenzó Jesús a predicar y decir: «Convertíos, porque el Reino de los Cielos ha llegado».
    Caminando por la ribera del mar de Galilea vio a dos hermanos, Simón, llamado Pedro, y su hermano Andrés, echando la red en el mar, pues eran pescadores, y les dice: «Venid conmigo, y os haré pescadores de hombres». Y ellos al instante, dejando las redes, le siguieron. Caminando adelante, vio a otros dos hermanos, Santiago el de Zebedeo y su hermano Juan, que estaban en la barca con su padre Zebedeo arreglando sus redes; y los llamó. Y ellos al instante, dejando la barca y a su padre, le siguieron. Recorría Jesús toda Galilea, enseñando en sus sinagogas, proclamando la Buena Nueva del Reino y curando toda enfermedad y toda dolencia en el pueblo.



ORACION
Padre, que quieres que todos los hombres se salven y lleguen al conocimiento de tu amor; haz de cada uno de nosotros y de nuestra comunidad entera del Apostolado del mar un signo claro de tu Evangelio para la gente de la mar y su familia. Para que todos puedan conocerte a Ti, Dios nuestro, y a tu Hijo Jesucristo y gozar de tu Presencia  y del amor con que hemos sido amados

Padre nuestro …

Gloria al Padre …

María Estrella de los mares,   ruega por nosotros


No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada