sábado, 20 de julio de 2013

Experiencia de mi encuentro con Jesús Resucitado



      La Mirada  (testimonio)

         Empecé  a entender, a intuir el misterio, cuando fui alcanzado por su mirada. Es una mirada de infinita ternura, de aceptación plena, cargada de gratuidad, de ofrenda, de donación total, de gozo grande, de paz profunda. Es una mirada  a la intimidad más escondida, incluso a lugares que tú no alcanzas ver, a pesar que anidan en tu corazón. Surgió en medio de la tempestad, de la soledad, en el llanto de la impotencia, en la conciencia de la fragilidad, de la limitación .
       Te sabes, entonces, conocido, acompañado; su mano en tu hombro. Asombrado, admirado  con una alegría enorme, nueva, grita el alma, estremecida ¡VIVE,  ES VERDAD, VIVE! Es un grito que se arranca en la profundidad de tu ser; y tu razón, tu pensamiento, tus sentidos se llenan de esa PRESENCIA.
       Es una realidad que puedes palpar. Su Palabra se encarna en el acontecimiento de tu vida. El gozo es inenarrable. Sucedió un día en mi historia y su eco, como ves, me  acompaña siempre. Es la alegría de la Pascua que experimenta quien ha conocido la libertad de si mismo, la luz que engendra la vida. La soledad ha terminado..  Sabes que El  Es, que vive.
        Más tarde recuerdas lo que prometió: “El Espíritu os recordará lo que os he dicho.”.Experimentas, admirado, que se ha cumplido en tu historia. Y recuerdas a sus amigos prendidos de aquel  fuego. El amor ha germinado en ti. La oscuridad de la soledad fría, desapareció. Ya “eres” EL, Tú y  el Otro; los demás ya no son ausentes. Eres COMUNIÓN, IGLESIA. La TRINIDAD  penetra tu identidad humana, y la diviniza, engendra el Hijo de Dios. Necesitas amar como El.. Es su Identidad que habita en ti. Amar, servir es ya una vocación  y la razón de tu existir. Ser PAN y VINO para los otros. Se  diluyen tus ansias, El amor crece, cuando te das ..Como la luz y el calor, busca expandirse, llenarlo todo, alcanzar lo infinito, experimentar la eternidad. La plenitud, razón de tu/su existencia, sólo la alcanzarás en su PRESENCIA, esencia del AMOR
          Camina contigo, no te exige; en todo instante está dispuesta su mano; asume siempre  tu fragilidad (secuelas del mal antiguo).
        Aunque ocurrió estando en tierra, entonces vivía en la mar. Lo conocí  hace treinta y cuatro años: mediodía del 15 de Mayo de 1971. Otros  lo han experimentado de igual/ semejante manera.¿Frutos? Recuerda la respuesta de El: unos treinta otros sesenta, algunos cien..Se vive, en todo caso,  deseando ser más y mejor pan. Todos, tu también puedes vivirlo.¡Ojalá ,ya! El pide poco, te lo aseguro: sólo  tu NADA, que abras la puerta de tu corazón vacío y le digas, VEN  JESÚS.
                                                                                                                          Juan Esteban                                                                                                               
PUBLICADO EN FACEBOOK
     La Mirada es como podéis ver, un breve relato de mi encuentro personal con Jesús, el que murió y vive resucitado, resucitando.Por entonces tenía 28 años y ejercía como Jefe de Máquinas en un buque  de M. Mercante.
      Como Agustín de Hipona, pero sin la fidelidad de éste, claro, vivía la necesidad de volver. Tenía de todo, pero echaba de menos la alegría de los miembros de mi familia que habían hecho un Cursillo de Cristiandad: mis padres, mis hermanos, Pepe y Mari Petri...
     Quería cambiar...Y quizá confiaba mucho en mi voluntad, como así se lo expresé en la intimidad de mi alma aquella mañana. Como Pedro, amigo, como Pedro. Me creía capaz de ser testigo donde fuera...Si, si.
     El último día viví una encrucijada que resolví de modo opuesto a como pensaba, y como Pedro, lloraba, impotente, consciente de mi nada,  pues sin salir de aquel encuentro, me dejó constatar mi pecado. Cuando lloraba  mi impotencia en la capilla después de buscar inútilmente un sacerdote para confesar lo ocurrido me dirigí a la capilla donde lloré en profundidad, con la hondura del alma, mi nada  En un instante me llegó la experiencia de Pedro. .Su PALABRA fue su mirada, La LUZ, EL PERDÓN, SU PRESNCIA RESUCITADA. .
     Aquellas lágrimas de arrepentimiento se convirtieron en un instante  en llanto de gozo y de emoción al comprender..No no puedo decir que entendí  nada..  Experimenté que estaba cerca que me conocía , que me amaba
     Lo escribo después de este corto mensaje para aclarar que nadie sabia , solo Dios, lo que en mi corazón le había dicho aquella mañana  cuando escuché la charla sobre el “Respeto Humano” Creo que en algún momento he comentado lo que le dije: “con eso no tengo ningún problema  pues yo te he confesado en cualquier sitio”. No pasarían tres o cuatro horas y allí mismo, sin salir de aquel santo lugar,  yo actuaba de modo distinto
     Al volver a ver la imagen que escogí para el testimonio, e incluso la otra versión que anuncia mi muro, estimé que sería conveniente completar que esas imágenes las he conocido ahora, después que trabajo en la Delegación diocesana de Pastoral del Mar de Tenerife, aunque muchos años antes la viviera
     Lo que gritó el alma al experimentar su Presencia en aquel instante, fue: " ES VERDAD, CRISTO VIVE. El ha puesto SU MANO EN MI HOMBRO"
     Me atrevería afirmar que una experiencia física no generaría la misma conmoción, pues lo que tiene que ser sanado, resucitado es el alma, el corazón del hombre.
      Más tarde encontraría esa expresión en el Salmo 139 y en texto del Apocalipsis en el cap 1 ó 2, creo. También el profeta Ezequiel relata una experiencia  semejante       Recordar esto hace entender que la experiencia humana de Dios contiene este gesto que entraña AMISTAD, COMPAÑÍA/ CERCANÍA, PERDON, TERNURA, COMPRENSIÓN, SOLIDARIDAD.. señales de su AMOR que hace germinar la fe y la vida de COMUNIÓN

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada