jueves, 3 de abril de 2014

El Obispo Promotor del Apostolado del Mar se une al dolor de las familias de los marinos fallecidos


Nuevas condolencias por la tragedia del mar
                                                          Apostolado del Mar
  Jueves, 03 de Abril de 2014|  
      No ha pasado ni un mes y una doble tragedia en el mar ha golpeado de nuevo nuestros corazones. Tres marineros han muerto y otros se encuentran desaparecidos debido, por una parte, a la colisión entre dos barcos en la madrugada del martes 1 de abril en la Ría de Vigo, con el posterior naufragio del pesquero “Mar de Marín”, y, por otra, al incendio del pesquero "L'Escandall", ocurrido ayer en Barcelona.
      Encomendamos al buen Padre Dios y a su gran misericordia las vidas de estos hijos que han pagado con su vida el duro ejercicio de la noble profesión de las gentes de la mar, a la vez que damos gracias a Dios por los que han conseguido salvarse.
      Un nuevo sufrimiento en estos tiempos de crisis ha venido a empañar nuestras vidas. Y nuestra mirada se clava de nuevo en el Crucificado, como en muchos otros momentos de las difíciles encrucijadas de la vida. Le pedimos que conceda la salud eterna a los que se han ido y el restablecimiento total de los heridos. Pedimos también el consuelo y la fuerza que tuvo el Crucificado para todas las familias de los fallecidos para que se recuperen de su dolor  inmenso, que hoy lo hacemos también  nuestro.
     Todos sabremos responder solidariamente con las familias de los afectados. Para ellos, pedimos la generosidad de todas las ayudas sociales pertinentes. La vulnerabilidad de las gentes del Mar debe hacer más atenta la solicitud de la Iglesia y de la sociedad en su conjunto para salvaguardar todos sus derechos.

      Que toda la gente del mar seamos capaces de unir nuestras fuerzas para trasmitir a los afectados y a la familia marinera el cariño y la cercanía de Jesucristo y de su Iglesia. En esta ocasión, de nuevo, recordamos una estrofa de la Salve Marinera como oración dirigida a Nuestra Señora, la Virgen del Carmen:

“De tu pueblo, a los pesares
Tu clemencia dé consuelo.
Fervoroso llegue al cielo
Y hasta Ti, y hasta Ti, nuestro clamor.”

+ Mon. Luis Quinteiro Fiuza , obispo de Tuy-Vigo
Obispo Promotor del Apostolado del Mar

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada