lunes, 20 de abril de 2015

Hundimiento del pesquero ruso en aguas canarias



EL 'OLEG NAYDENOV' SE HA IDO A PIQUE

      El pesquero ruso OLEG NAYDENOV, un buque factoria con 64 tripulantes y GT 7765, construido en 1990, con un devastador incendio a bordo desde el pasado sábado día 11, se ha hundido esta mañana, sobre las 01.00 horas, a unas 12 millas al sur de la isla de Gran Canaria con 1.500 toneladas de fuel, 60 toneladas de gasoil y unas 10 toneladas de aceite a bordo. Todos los tripulantes fueron en su momento rescatados y nadie ha sufrido daños a consecuencia del naufragio.
      El buque, registrado por el país de bandera como Fishing Trawler, pesquero de arrastre, aunque en realidad operaba como buque factoría, había llegado a Las Palmas el pasado 2 de marzo, procedente del puerto marroquí de Dakhla, para avituallarse y efectuar diversas reparaciones. Desde el año 2007, el OLEG NAYDENOV, solía escalar en el puerto de Las Palmas para hacer combustible y provisiones.
      Declarado el incendio en el buque, que a las pocas horas había alcanzado una extensión que lo hacía inmanejable por la tripulación, se puso en marcha el plan de emergencias del puerto y el capitán marítimo de Las Palmas, Pedro Mederos, en permanente contacto con la dirección general de Marina Mercante, asumió el mando de las operaciones de emergencia.
     La primera decisión fue salvar a los tripulantes, sacarlos del buque, ante el riesgo de que el incendio pudiera provocar una explosión de los gases -oxígeno, acetileno...- existentes a bordo. Con posterioridad, analizadas todas las posibilidades y los riesgos que comportaba cada una de ellas, el director general de Marina Mercante y el capitán marítimo tomaron la decisión de remolcar el buque, que presentaba una escora aproximada de 12 grados, fuera del puerto e intentar apagar el incendio en mar abierta.
     El agua utilizada para sofocar el incendio ha acabado con la ya precaria flotabilidad del buque, que ha acabado hundiéndose en una zona con sondas de 2300 metros y vientos dominantes de componente Este, que arrojarían hacia el océano las eventuales manchas de hidrocarburos que pudieran aflorar de los tanques del OLEG NAYDENOV.
       Aunque las decisiones tomadas para afrontar la emergencia han sido cuestionadas por alguna organización supuestamente ecologista, y seguramente indocumentada, la gestión de este accidente hay que calificarla de acertada. Se ha priorizado el salvamento de los tripulantes. Se ha hecho frente a los gravísimos riesgos para las personas y para el puerto de Las Palmas que comportaba el buque amarrado y con un incendo descontrolado. Y las operaciones de remolque hasta el lugar donde finalmente se ha hundido se han ejecutado con intachable profesionalidad.
       El daño mediambiental que haya podido causar el naufragio no resiste la comparación con los daños, ecológicos, económicos y personales, que hubiera podido provocar el buque permaneciendo dentro del puerto.
Producido el hundimiento, Salvamento Marítimo, que tenía en la zona al buque de salvamento PUNTA SALINAS, ha destacado al avión SASEMAR 305 para controlar y seguir las manchas de hidrocarburos que pudieran salir a flote. NAUCHERglobal, Juan Zamora 15/04/2015


No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada