martes, 12 de agosto de 2014

¿Porqué buscamos la felicidad?



DIOS ES  FELICIDAD
22 de junio 2010

ü  Mi reflexión de hoy la describo desde el diálogo que sigue suscitando la reflexión anterior y que  emerge mientras voy de  camino.
ü  Quedan interrogantes  en esa reflexión y aparecen como necesidad de respuesta. No la apuras, pero no dejas de  estar interpelado
ü  Mantenía aquel monólogo, mientras me llegaba a la capilla para el rezo de laudes y la eucaristía, y me decía que  la búsqueda  parece exigir, que se tenga conciencia de algo que has perdido. Hasta tal punto es así que, incluso, si  hubieras olvidado aquello que tuviste,  es como si no hubiera existido, y ya no le buscas. En este caso  la necesidad de felicidad  pudiera estar en esa conciencia de algo que hubieras perdido
ü  Pudiera suceder, me dije también, que no sabes porque buscas, aunque si sabes lo que es: la felicidad. Todo nuestro ser  echa en falta  ese estado de armonía interior que llamamos felicidad y que genera paz y alegría
ü  Fue hoy, en la lectura breve de los laudes, cuando el texto, al referirse al hombre, le gritaba “Oid sedientos…”,(Is 55,1)  Aquello introdujo una afirmación y otro interrogante: tenemos sed porque gran parte de nuestro cuerpo es agua. Entonces, me dije, el deseo de felicidad tendría que responder a un déficit de algo que conforma  mi persona, mi identidad, la esencia humana,... ¡mi alma!, casi grité en silencio, me dije
ü  Me estremezco  con la respuesta que percibo, pues me recuerda lo que se nos ha dicho  acerca de la identidad Divina  que conforma nuestra alma humana: HECHOS A IMAGEN Y SEMEJANZA DE DIOS
ü  Llega también a mi memoria el encuentro de Jesús  con la samaritana  a la que le dice “ si bebieras del agua que yo te diera  nunca más  tendrías sed”. Y es que EL ALMA tiene sed de Dios
ü  Y ya te arrolla y abruma la verdad que te está llegando, que ya  palpas: Dios es FELICIDAD. AL HOMBRE LE FALTA DIOS ,única VERDAD Esta es la clave del problema, de la tragedia humana. Es verdad que no descubrimos nada nuevo para el creyente, pues no hace sino corroborar su experiencia, pero me complace poder argumentarlo, constatarlo, explicitarlo, razonarlo
ü  Entonces entiendes porqué el hombre que se encuentra con Dios siente gozo, paz, conoce la Felicidad, lo que está avalado por múltiples experiencias. Porqué el hombre que experimenta  la Presencia  se libera del tiempo y ya entra /vive de eternidad. Porqué el ser humano  que se sabe conocido( la propia samaritana comparte con el resto de los vecinos el gozo de saberse conocida), que descubre el amor, ya lo tiene todo y se desprende de las cosas Porque  cualquier ser humano que haya conocido el “encuentro” experimenta la alegría que necesita compartirla pues como el fuego y la luz no se contiene a si misma 
ü  Te dices en  conclusión, que la carencia de felicidad que el hombre experimenta  ya está, en consecuencia, descubriéndonos la existencia del alma, la existencia de Dios desde algo que es esencial para el hombre, y que conforma su vida, razón de su existencia: la FELICIDAD que solo en EL podemos encontrar, pues Dios es, desde la experiencia que nos ha regalado, la fuente de todo ello
ü  Esa felicidad  que ya  experimentamos cuando somos conocidos, AMADOS, se hace plena en su Presencia : 1ª Cr 13,13 “Ahora sólo conozco en parte  pero entonces le conoceré como El me conoce a mi”

No nos queda más que dar gracias a Dios  pues alimenta la razón con lo que El mismo nos creó( dotados de pensamiento) ayudándonos a creer y a crecer en el Amor, en la medida que le  escuchamos y somos fieles
JPedromar

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada