viernes, 27 de diciembre de 2013

La piratería en el código de Djibuti



LA APUESTA DE LA OMI POR EL CÓDIGO DE DJIBUTI


     Ante el creciente problema de la piratería desatada en las costas de Somalia y el golfo de Adén y frente a quienes propugnaban soluciones de fuerza de dudosa legalidad y cuestionable eficacia, la mayoría de los directivos de la OMI optaron por vías de solución políticas y diplomáticas. Unas vías que ya habían dado buenos resultados contra la piratería de los estrechos malayos.
     Como es sabido, al final se aplicó en Somalia la doble vía de la fuerza, creación de la Operación Atalanta, y la vía de la política impulsada por la OMI. En esta segunda vía, el jalón fundamental fue la firma, el 29 de enero de 2009, del conocido como Código de Conducta de Djibuti, Code of Conduct concerning the Repression of Piracy and Armed Robbery against Ships in the Western Indian Ocean and the Gulf of Aden (Djibouti Code of Conduct), un tratado internacional puesto a la firma de 21 países de la zona y que en estos momentos ya ha conseguido la firma de 20, el último Mozambique, que estampó su firma en julio del pasado año, de modo que los signatarios son en la actualidad: Comores, Djibouti, Egipto, Eritrea, Etiopia, Jordania, Kenya, Madagascar, Maldives, Islas Mauricio, Oman, Arabia Saudí, Seychelles, Somalia, Sudáfrica,  Sudan, Emiratos Árabes Unidos, Tanzania, Yemen y Mozambique.
    Los paises firmantes del Código de Djibuti quedan obligados a:
• La investigación, arresto y persecución de aquellas personas con suficientes indicios de haber cometido actos de pirateria y asalto armado de buques y embarcaciones, incluyendo a quienes les incitan o facilitan los medios para cometer tales actos.;
• La prohibición y requisa de los barcos sospechosos y de sus pertrechos;
• El rescate de barcos, personas y bienes en poder de piratas, y tratar adecuadamente y repatriar a los marinos, pescadores y cualquier persona que haya sido capturada en un  barco, particularmente a aquellos que hayan sufrido agresiones; y
• Participar en operaciones conjuntas con otros paises firmantes y con navíos de paises terceros.
     A eso hay que añadir el compromiso de los signatarios en compartir toda la información de que dispongan a través de una red regional dirigida por la OMI, con tres centros establecidos en la capital de Yemen , en Mombasa y en Dar es Salames. La información compartida se transmitirá a las fuerzas navales que luchan contra la piratería en la región y a la sede en Singapur del Acuerdo de Cooperación Regional para combatir la piratería y el asalto armado de barcos en Asia (Regional Cooperation Agreement on Combating Piracy and Armed Robbery against Ships in Asia, ReCAAP).
     En estos casi cinco años desde la firma del Código de Djibuti, la OMI ha llevado a cabo diversas reuniones con los países firmantes y está encima de la mesa la propuesta de crear en Djibuti un centro de formación sobre el tratado, su aplicación y las mejoras posibles del mismo. NAUCHERglobal, Ricardo Enebros 26/12/2013

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada