martes, 17 de septiembre de 2013

EL Apostolado del Mar en las HEMEROTECAS


EN LOS INICIOS DEL APOSTOLADO DEL MAR PARA MARINEROS CATÓLICOS EN ESPAÑA
 Reglamento inicial del Apostolado del Mar en España
Hemeroteca de la Vanguardia
Miércoles 21 de marzo 1928

        De la documentada memoria que el secreta-rio del Centro del Apostolado del Mar, en Barcelona, reverendo don Luis M. Brugada, presbítero, ha redactado, en el primer año de la implantación en España de esta piadosísima institución, recogemos los siguientes párrafos y el reglamento que los acompaña, con un llamamiento a favor de los marinos, que seguramente será atendido por todos los buenos católicos.
     Dice el señor Brugada:«Pocos meses ha, no existía en España ningún Instituto de Marineros Católicos en los puertos de la Península. En cambio, Barcelona, Bilbao, Cartagena, Huelva y Valencia tienen Institutos fundados, dirigidos y sostenidos por elementos no católicos; otros puertos como Santander, Cádiz y Málaga, entre los principales, y todos los demás, de menor importancia, no poseen Instituto de ninguna clase. Estos Institutos no católicos ya de antiguo establecidos están sostenidos muchas veces por los católicos que ignoran su carácter, proporcionando, con ello, medios que podrán, quizás, aplicarse en perjuicio de la misma Religión católica y de sus fieles marineros.
     La propaganda del Apostolado del Mar, en España se inició en 1923 y aumentándose se fueron haciendo considerables progresos, contribuyendo grandemente a ello con su buena información y apoyo la «Acción Católica de la Mujer», de Madrid. Ilustres miembros del Episcopado español han cooperado facilitando al Apostolado de Mar datos respecto a la información espiritual de los puertos y la protección de Su Eminencia el cardenal Merry del Val, recientemente dispensada, seguramente contribuirá, más y más, a la introducción del Apostolado de Mar en España. El boletín mensual del Apostolado del Mar, insertado por algunos periódicos españoles, ha facilitado su conocimiento. La católica España no podía permanecer indiferente o dormida, por más tiempo, en un asunto que concierne al bien espiritual de miles de marinos extranjeros que visitan los puertos españoles, o al de todos los marinos españoles, que viajando a través de los mares visitan los puertos extranjeros.
      Conociendo la urgencia de la introducción del Apostolado de Mar en España se han iniciado trabajos para ello en Bilbao, Valencia y Málaga, habiéndose podido lograr en Barcelona el establecimiento del primer centro a principios del año 1927. Conocedor el señor obispo de la diócesis de Barcelona, doctor don José Miralles y Sbert, de la importancia de la obra, aprobó y bendijo el primer centro del Apostolado del Mar para marinos católicos establecido en España  en el puerto de Barcelona. Aprobado el reglamento del Centro por la autoridad gubernativa en 23 de abril de 1927, establecióse el centro' en el local de la Asociación de Eclesiásticos para el Apostolado Popular, calle Canuda, 10, en donde funciona desde mayo del mismo año.
   El establecimiento del Apostolado en España facilitará igualmente su introducción en Portugal y repercutirá en la América latina, que mantiene continuamente tan importantes relaciones sociales y comerciales con la Península.
EL REGLAMENTO Inspirado en el que regula la vida internacional de la Asociación y observando su sencillez, señala en primer término su objeto, que es el establecer en España el Apostolado del Mar ,a fin de procurar el bien espiritual de los marinos católicos por todas partes del mundo. Pueden pertenecer al Apostolado hombres y mujeres.
Propone, en segundo lugar, los medios para el desarrollo y funcionamiento.
 Son: Primero.—La Oración. La recepción de la sagrada comunión, la asistencia a la santa misa, ofreciendo a lo menos una santa misa al año por las intenciones de la sociedad. Oración diaria, según ritual, que reza cada uno de los asociados.
 Segundo.—Trabajo activo. Visita de buques y hospitales. Instrucción religiosa y distribución de buena literatura y artículos devotos a los marineros, ayudándoles a frecuentar los sacramentos y oír la misa. Procurar los medios de recreo o comunicación y procurar hospitalidad a los marineros. Ponerles en contacto con la Iglesia y las asociaciones católicas por medio de la Unión Internacional de Marineros Católicos.
Clasifica en tercer lugar a los socios, que son: a) socios marineros; b) socios activos; c) miembros asociados; d) socios protectores; e) socios suscriptores.
a) Socios marineros. (Unión Internacional de Marineros católicos). Cumplen sus obligaciones como miembros de la corporación rezando diaramente las oraciones del Apostolado; asistiendo a la santa misa los domingos, si les es posible ; frecuentando los sacramentos; dando buen ejemplo por su ordenada vida de buen católico y facilitando a sus camaradas la práctica de la religión; visitando los Institutos de marinos católicos y favoreciendo todas las formas de funciones católicas de marineros.
 b) Socios activos. Todos aquellos que llenan las obligaciones corporativas poniendo en práctica las que arriba se indican.
c) Miembros asociados. Son los que intervienen en la Asociación y tienen por especial misión el procurar buen fondo de lectura, artículos devotos, etc., para distribuirse entre los marinos, extienden el conocimiento de este apostolado y procuran nuevos socios. La recitación diaria de las oraciones del Apostolado del Mar es obligatoria para todos los socios.
d) Socios protectores. Todos los que además del concurso espiritual, aporten un donativo importante para el sostenimiento del Centro.
e) Socios suscriptores. Todos los que contribuirán con sus cuotas periódicas al sostenimiento de las cargas del Centro, en todas sus manifestaciones.
En la sección cuarta del reglamento se regula el gobierno del Centro. En caso d» disolución, se previene que, si existen fondos sociales, se entregarán a la Sociedad Económica de Amigos del País para repartirlos a los mejores actos de virtud practicados por marineros católicos, sea cual fuese su nacionalidad. La junta, que deberá tener la aprobación del señor obispo de la diócesis, que es el presidente nato de la misma, la constituyen:
Un presidente, un vicepresidente, un vocal nombrado por la junta superior del «Apostleship of theSea for Catholic Seafarers», de Glasgow, que será el secretario del Centro. Cuatro vocales ,de los cuales uno será tesorero y otro bibliotecario .
      


Delegación Diocesana Apostolado el Mar  Tenerife

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada