miércoles, 26 de febrero de 2014

Oración


Eres Jesús resucitado
Me has curado

Jesús resucitado,
estás conmigo.
Sé que  has perdonado
y olvidado mi pecado;
 has curado mi desamor.

                                        En el llanto de mi pesar,
                                        del arrepentimiento,
                                         me  llegó tu palabra.
                                        Me he sentido conocido,
                                      intensamente  amado

    ¡¡Es verdad, vive!!
       Gritó mi alma, asombrada
     penetrada de alegría,
   de gozo inmenso:
   He conocido tu mano
  sobre mi hombro.

 Germinó en mi alma
 la vida de COMUNIÓN,
 que me une a ti y al hermano.

La noche de la soledad acabó
Y la fuente de agua viva
brota  allá adentro.
El fuego del amor
quiere penetrar ya,
de luz y calor, mi alrededor



Hechos 13,1-5
Bernabé y Saulo comienzan su primer viaje misionero 
1 Había entonces en la iglesia que estaba en Antioquía, profetas y maestros: Bernabé, Simón el que se llamaba Niger, Lucio de Cirene, Manaén el que se había criado junto con Herodes el tetrarca, y Saulo. 
:2 Ministrando éstos al Señor, y ayunando, dijo el Espíritu Santo: Apartadme a Bernabé y a Saulo para la obra a que los he llamado. :3 Entonces, habiendo ayunado y orado, les impusieron las manos y los despidieron. 
Los apóstoles predican en Chipre 
4 Ellos, entonces, enviados por el Espíritu Santo, descendieron a Seleucia, y de allí navegaron a Chipre. 5 Y llegados a Salamina, anunciaban la palabra de Dios en las sinagogas de los judíos. Tenían también a Juan de ayudante. 


Oración
      Señor Jesucristo, concédenos en este tiempo en el que, en derredor de cada  uno se traba una lucha mortal, la luz suficiente para no perderte de vista; suficiente luz para poder entregarla a los que de ella necesitan más que nosotros, por la soledad en la que viven.
        Haz brillar sobre nosotros el misterio de tu alegría pascual como aurora de la mañana Concédenos ser personas pascuales  en medio del sábado santo de la historia y amar con ese gozo al marino y su familia
         Concédenos que, a través de los días luminosos y oscuros del tiempo en que vivimos, podamos siempre, caminar con ánimo alegre, hacia la gloria futura, sirviendo a quienes viven mar adentro. Amén.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada