lunes, 10 de noviembre de 2014

Somos Piedras vivas , Templos de Dios, Casas de oración



    

En la inauguración de la nueva sede del STELLA MARIS  en Tenerife




        El hecho de que el acto inaugural  del nuevo local del Stella Maris en Tenerife  coincidiera con la eucaristía del 2º domingo,  que celebramos cada mes en este centro, cuando la Iglesia nos proponía festejar  la” Dedicación de la Basílica de Letrán”, activa nuestra escucha, dejándonos interpelar por la palabra de Dios
      El día 29  de octubre  fue la ocasión en la que desde el programa STELLA MARIS se trasladaba a la audiencia  el proyecto de  Misioneros del mar Intercesores con el que se  invitaba  a los oyentes que lo desearan  a un  compromiso de oración de modo regular  por la gente de la mar y su familia, el Apostolado del Mar  y la unidad de los cristianos   El  Apostolado del mar reforzaba o recuperaba un elemento de su identidad, de su vocación más profunda  con esta  propuesta  que se realizaba en la edición 190 del programa STELLA MARIS  que se emitía desde Tenerife.
      El hecho  reconocía  la limitación que se tiene  para llevar a cabo la verdadera misión con la gente de la mar ( anunciar con obras y palabras  a Jesucristo), y la necesidad de poner en las manos de Jesús  los pocos panes y peces que se tienen para alimentar  "a aquella multitud  que parecían ovejas sin pastor" (los marinos lo son, casi radicalmente ) Ello, no obstante, implica también nuestro compromiso  con las precariedades de bienestar integral de su realidad humana. Todo el Apostolado del Mar constata la importancia de la intercesión, pero en esta ocasión  hacia público la necesidad, urgencia  e importancia de la oración en la actividad pastoral  marítima
      La inauguración de un nuevo local STELLA  MARIS, la festividad litúrgica de ese domingo (Dedicación de la Basílica de Letrán)   y el mensaje que nos trasladan las lecturas de este día, e incluso la lectura breve de laudes,  llamando a recuperar nuestra identidad  de piedras vivas, de templos de Dios, de casa de oración,  con el hecho descrito más arriba, nos ayudan a reconocer y celebrar   la presencia de Dios en estos acontecimientos, en los que podemos descubrir la palabra de Dios iluminando la historia , tal como ocurriera a los discípulos de entonces,  que la reconocían admirados en los gestos, palabras y actos de Jesús de la que ellos eran testigos, como nos relata el evangelio de Juan 
Stella Maris Tenerife 

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada