lunes, 14 de julio de 2014

Domingo del Mar



María, una señal en la celebración del DOMINGO DEL MAR

     La policía de la Autoridad portuaria en el puerto de Santa Cruz, manifestaba al AM  su deseo de bendecir una imagen de la Virgen de Candelaria que habían encontrado rota  en el muelle. Ellos la  recogieron, la mandaron a restaurar  y la ubicaron en la oficina  de coordinación del Puerto .La  noticia y la propuesta de bendecir la imagen nos la hicieron en fecha próxima a la celebración del DOMINGO DEL MAR, por lo que se les sugirió la oportunidad de la  cercanía  de la eucaristía de ese día, para el acto de la bendición .
    Trabajadores y familias de portuarios, miembros de la policía portuaria, representantes de algunas instituciones marítimas, miembros del AM  y de la HOAC, nos reuníamos para celebrar la Cena del Señor este 2º domingo de julio( Domingo del mar: universal y ecuménico )  en la que recordaríamos a los trabajadores del mundo de la mar, muertos en accidente laboral y en recientes naufragios 
     El Capellán partiendo de  la experiencia  personal en la historia de su salud subrayaba la importancia de estar atentos a las señales del cuerpo para evitar la enfermedad, y partiendo del relato del policía sobre el encuentro de la imagen, invitaba a escuchar  las señales que Dios nos está haciendo llegar, reconociendo en ellas aquellas semillas de la parábola del sembrador que  va desparramando en el campo de nuestra historia y por lo tanto sembrado de muchas señales

     El encuentro de la imagen y su situación en el ámbito del trabajo, invitaba a tomarlo como señal que nos hiciera revisar nuestra historia, nuestra convivencia, servicio y solidaridad con los demás. Me llegó entonces la palabra/señal que salió de los labios de María “ haced lo que el os diga.” Después me gustó entender que podíamos añadir que cada uno de nosotros  tiene que ser una señal de Dios  para el otro.
     En el acto ante el monumento a Francisco Ramos, trabajador portuario y líder sindical  muerto en accidente laboral cuando intentaba salvar a su hijo, recordamos  a los muertos en semejantes circunstancias y en los naufragios  acontecidos recientemente  en la mar.

    Signo del encuentro, solidaridad, reconocimiento, agradecimiento y amistad que genera  la eucaristía y que significó el acto descrito, fue también el que  se ofreció  posteriormente en el Stella Maris, compartiendo  el sencillo signo de un refresco, que, dicho sea de paso, venía bien para el calor que hacía en ese momento del día.

Stella Maris Tenerife

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada