lunes, 25 de julio de 2016

Solidaridad de unos jóvenes aviva la ESPERANZA


    
Jóvenes europeos toman la iniciativa de salvar vidas en el Mediterráneo
Gracias a un donante generoso y al 'crowfunding', inician este domingo una misión de rescate.


     "Desaparecen 800 personas en alta mar al hundirse el barco en el que viajaban". Así amanecían las portadas del 19 de abril de 2015, tras el hundimiento de una barca llena de refugiados que horas antes había salido de las costas de Libia. Una noticia estremecedora que seguramente haya caído ya en el olvido de la memoria colectiva, al igual que los otros muchos naufragios que se han producido antes y después de entonces, pero que sin embargo dejó huella en un  alemán de 19 años, Jakob Schoel, que en aquel momento estaba terminando sus estudios de
     Jakob decide entonces que si las instituciones no eran capaces de dar respuesta a esta situación, alguien tendría que tomar la iniciativa, y junto a su amiga Lena Waldhoff, de 23 años, deciden iniciar un proyecto muy ambicioso: conseguir su propio barco y lanzarse al Mediterráneo a salvar vidas.
     Aquella  acelerada poco a poco iría tomando forma bajo el nombre Jugend Rettet (Jóvenes al Rescate). Un  formado por diez personas, con edades entre los 19 y los 29 años, inician a  de 2015 una campaña de 'crowdfunding' que les permitiese  el barco y financiar un primer viaje.
     No esperaban sin embargo que un donante anónimo les ofreciese cubrir los gastos de la compra del barco, un total de 130.000 euros. Esto les permitió que los cerca de 140.000 euros conseguidos a través de 'crowdfunding' pudiesen ser destinados íntegramente a la reparación del barco y al inicio de sus primeras misiones de rescate.
     IUVENTA, nombre con el que se bautiza al barco haciendo un guiño al carácter joven de la iniciativa, salió del puerto de Emden, en el norte de Alemania, tras tres semanas de puesta a punto. 16 días después llega al puerto de La Valetta, capital de Malta, desde donde el próximo domingo, 24 de julio, comenzará su primera misión de rescate.
     Jugend Rettet ha contado en todo este tiempo con el apoyo de diversas asociaciones que ya tienen experiencia en labores de rescate en alta mar, en especial con Sea Watch, una asociación de la que Lena destaca el intercambio de conocimiento que han tenido por su parte.
      "Tenemos algo en común, y es que ni ellos ni nosotros somos profesionales, pero sin embargo cuentan con una valiosa experiencia que a nosotros nos ha sido muy útil a la hora de preparar esta primera misión", explica.
     También han mantenido contacto con personal de la Marina alemana, quienes les han orientado con información más técnica en cuanto a las rutas que suelen llevar las embarcaciones, los puntos de salida y las medidas de seguridad que deben tener en cuenta.
     La tripulación que partirá el próximo domingo, formada por doce voluntarios experimentados en diferentes sectores (medicina, ingeniería e industria naval principalmente), está ya reunida en Malta ultimando los detalles antes de la partida.
     Estarán coordinados con el MRCC (Centro de Coordinación de Salvamento Marítimo), ubicado en Roma, a quien avisarán en todo momento de sus movimientos y de los posibles rescates que realicen durante sus dos primeras semanas de trabajo junto a las costas de Libia.
     "Además de conseguir salvar vidas, esperamos que este trabajo sirva como ejemplo. Si nosotros, sin tener experiencia naval ni tampoco de salvamento, hemos sido capaces de llegar hasta aquí, ¿qué podrían hacer las instituciones europeas, con todos los recursos que tienen, si se propusiesen evitar las muertes en el Mediterráneo?", señalan desde la organización.
     Ahora su principal objetivo es que estas próximas semanas sean capaces de demostrar que todo este esfuerzo comienza a dar frutos. (El Economista) NUESTRO MAR  24/07/16

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada